lunes, 8 de agosto de 2016

//El día después de tu Nombre//

Las horas ke se mostraron solemnes
en precipitada korrería traían la palabra.
Nueva
otra,
o solamente no dixa  hace las centurias
en el olvido del korazón.

Apertura
Puerta.

Podré abandonarme a las altas kumbres de la montaña ke warda mi paso.
Tendré la fugacidad ke no ornamente el deshielo kenfría tus pies.
Sabré konducir al uniko despeñadero posible,
mi humana figura
para destruir ahí los vacíos ke me hice kreer
kon tanta vanidad, kon tanta desnaturaleza.

Habitar el día después de tu nombre
darle forma, sentido, expresión, alegría.
Diskurrir en la graxia de la klara mañana
o atestiwar ke la vida tiene el zigzagueo serpiente,
dexir, sonrisa, serpiente, sonrisa, dexir.

Para hacer saber  ke la únika resistencia existe en unx,
viniste a mirar i saborear: axión i movimiento de la suavidad 
ke tiende a misería en la beia lejanía ke abarka el tiempo todo.

Existir en el día después de tu nombre
tiene la absoluta sonrisa ke inevitable
prueba kexistes más ken mí, 
en el mundo kamino raio hurakán
úniko lugar donde podríamos haber bebido tanta infalible
certidumbre, 
alguna vez ser lo ke se es
alguna vez kreer lo ke no
alguna vez es ke las kosas okurren i cerrar los ojos
es una i abrir el korazón es otra.

Ahora ke la iama se apaga i la ceniza arde
diré ke existir aún
en el día después de tu nombre
es de guerreras antiwuas, de las ke no se nombran,
de las ke se olvidan en el rekuerdo históriko 
de la obnubilación asesina de kuerpos i práctikas.
Oficialidad sistémika. Olvido.

Para nunka volver a ese rinkón donde fui realidad,
kon nombre de olvido, kon aroma a presente, 
kon sangre antiwua. Diré tres veces tu nombre
i kon eso espero kel olvido ia sea para siempre.





No hay comentarios:

Publicar un comentario